Cada día estamos más acostumbrados a ver bicicletas circulando por la ciudad. Se han convertido en un medio de transporte más. Es rápido, cómodo y además te permite hacer un poco de ejercicio de camino al trabajo, a clase o cuando simplemente sales a dar una vuelta. Las ciudades están adaptándose poco a poco a los ciclistas, y gracias a los carriles bici y a los anillos verdes, cada vez es más seguro circular por la ciudad.

Montar en bici no debería ser una aventura o peligroso. Casi todo el mundo es capaz de montar en bici, es algo sencillo y natural con lo que deberías pasártelo bien y disfrutar de tu ciudad, en vez de ir en metro, autobús o coche. Para que puedas hacer todo esto, te recomendamos algunos consejos para que cuando salgas en bici te diviertas, eso sí, siempre cumpliendo las normas que tienes que cumplir como ciclista.

Las normas de circulación también son para los ciclistas.

“Comprueba el estado de tu bicicleta”

Antes de salir es bueno hacer un chequeo rápido del estado de tu bicicleta. Fíjate en que la presión de las ruedas es adecuada, en que funcionan las luces correctamente, y sobre todo comprueba el estado de los frenos. Es muy importante que los frenos estén bien, porque al circular por la calzada, en caso de un frenazo imprevisto, los frenos de los automóviles son mucho más potentes que los de tu bicicleta, por lo que tendrás menor distancia de reacción para frenar adecuadamente. En general es recomendable que tu bicicleta esté en el mejor estado posible.

“Piensa por dónde quieres ir”

Cuando ya hayas decidido donde vas a ir, es interesante que planifiques tu ruta con antelación. Una de las ventajas de las bicicletas es que te van a dar mayor flexibilidad a la hora de elegir tus rutas. Piensa en rutas alternativas en las que pueda haber menos tráfico o menos cuestas. Si es un camino que haces a diario, prueba diferentes opciones y elige en la que te sientas más cómodo.

“No tengas miedo de circular por el medio de tu carril”

No es nada recomendable circular por la acera. Puedes llevarte por delante a algún peatón distraído que no espera que le adelante un ciclista. Para evitar estos sustos, a no ser que haya un carril bici habilitado, circula siempre por la calzada. Intenta hacerlo por el carril más pegado a la derecha, ya que legalmente es lo que se debería hacer.

No te olvides nunca de llevar casco y circular por tu carril.

No tengas miedo de ir en medio de tu carril. Tienes derecho a circular por ahí. Es mejor ocupar el carril entero porque si te echas demasiado a un lado los coches o autobuses te pueden adelantar prácticamente sin cambiar de carril, con el peligro que eso conlleva, ya que un pequeño toque te enviará al suelo. Por otro lado, si te acercas demasiado a la acera, puede salir algún peatón despistado, o te puedes encontrar con alguien abriendo la puerta del coche. Ve por el centro de tu carril y no te preocupes si te pitan. Si te pitan, sonríe.

“Déjate ver en todo momento”

En todo momento es importante que te vean, y que el resto de conductores y ciclistas sepan cuales van a ser tus próximos movimientos. Como no llevas intermitentes en la bicicleta, cuando vayas a girar a la izquierda, indícalo extendiendo el brazo izquierdo. Extiende el brazo derecho para avisar que pretendes girar a la izquierda y si te vas a detener, mueve hacia arriba y hacia abajo tu brazo izquierdo. Ah, y no te olvides de llevar timbre.

También es imprescindible que circules con luces. No sólo de noche, que es obligatorio, también es muy recomendable hacerlo de día. Es un accesorio muy simple, que te puede salvar de algún susto porque no te hayan visto. Hay luces de diferentes tipos, pero con unas leds rojas para la parte trasera y unas blancas para el frontal, es más que suficiente.  Como consejo extra, aunque no sea muy estético, nunca está de más llevar un chaleco reflectante. Recuerda, que cuanto más te vean, mejor.

“Utiliza casco”

No es obligatorio usar casco si no quieres, pero solo párate a pensar que en caso de caída o choque, tu cuerpo es el único escudo que vas a tener. Mejor llevar la cabeza protegida. Hay muchos modelos y marcas de cascos que están pensados para la ciudad y no son tan “llamativos” como un casco de carretera o MTB. Tú decides si llevar casco o no, aunque nuestra recomendación es que siempre que montes en bicicleta lo lleves puesto en la cabeza.

“Aparca tu bici en lugares seguros y utiliza candado”

 

No te olvides de asegurar tu bici con un buen candado.

Cuando aparques tu bici, intenta hacerlo en sitios bien visibles para que los ladrones se corten más si intentan robarla. Además, acuérdate de dejarla bien candada. Una de las mejores soluciones es un candado en forma de U. Intenta asegurar la rueda y el cuadro con algún elemento rígido como los que hay en las zonas de aparcamientos de bicicletas. De esta manera tu bici estará segura y cuando vuelvas a por ella, seguirá en el mismo lugar.

“No vayas escuchando música”

A todos nos gusta la música, y muchas veces parece que no nos podemos desenganchar del móvil. Cuando estés montando en bici, ni móvil ni música. Montar en bici es fácil, pero sobre todo cuando circulas por la ciudad, tienes que estar atento con los cinco sentidos y presta especial atención a los ruidos del tráfico. Así que mejor deja los cascos y la música para cuando llegues a tu destino y céntrate en tu ruta.

Si sigues estos consejos, disfrutarás de un buen recorrido en bici, descubrirás cosas y lugares de tu ciudad que antes no te habías fijado, circularás con seguridad y encima te pondrás en forma mientras haces todo esto. ¿Qué más puedes pedir?.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here